web analytics

Informe Anual de Seguridad Nacional 2023

Rate this post

En 2023, la tensión estratégica ha vuelto a ocupar un primer plano. A la guerra iniciada por la invasión rusa de Ucrania en 2022 hay que sumar el nuevo conflicto en Gaza, desencadenado por el ataque terrorista de Hamás a Israel el 7 de octubre. La posibilidad de que el conflicto derive en una mayor conflagración regional, junto con la grave crisis humanitaria, que ya se ha cobrado más de 30.000 vidas, ha focalizado los esfuerzos internacionales en lograr un alto el fuego.
En África también sigue aumentando la inestabilidad. Níger y Gabón se han sumado en 2023 a la lista de países que han sufrido un golpe de Estado en los últimos años. La imperante inseguridad en el Sahel, con manifestaciones de violencia en países como Mali o Chad y una guerra civil en Sudán, junto con los efectos del cambio climático y una situación económica deficitaria, hacen de la región un escenario de preocupación para la Seguridad Nacional. Además, la inestabilidad tanto en el Sahel como en Oriente Medio podría contribuir a movilizar a los entornos yihadistas y derivar en procesos de radicalización y posibles ataques terroristas.
Esta tensión tiene su reflejo en un marco internacional fragmentado, donde el multilateralismo y las organizaciones internacionales están perdiendo efectividad y presencia. Así, a lo largo de 2023 ha aumentado el desgaste de la arquitectura internacional de control de armamento, no proliferación y desarme.
Igualmente, la seguridad y protección de las infraestructuras críticas cobra especial importancia en un contexto de inestabilidad geopolítica, donde se observa un número creciente de incidentes y ataques híbridos. En este sentido, destacan las infraestructuras
críticas submarinas que, tras el ataque al gasoducto Nordstream en 2022, han sufrido nuevo incidentes en 2023. Los ejemplos más relevantes son el ataque a un gasoducto que une Finlandia y Estonia y a un cable de datos submarino entre Suecia y Estonia. Igualmente, los ataques que se han sucedido en el mar Rojo, además de representar una seria amenaza para el comercio internacional y el tráfico marítimo, ponen el peligro los cables submarinos de una zona por la que transcurre el 80% del tráfico de datos de Asia hacia el oeste.

Las tensiones globales están llevando a un incremento de la difusión de campañas de desinformación, con un aumento de las narrativas antioccidentales y antieuropeas. La inteligencia artificial generativa supone un reto añadido a la hora de hacer frente a esta amenaza, especialmente nociva en contextos electorales. Pero, además, está teniendo impacto en otros ámbitos, como puede ser el crimen organizado, donde la creación de imágenes puede incidir no sólo en los métodos delictivos, sino también en la propia persecución y enjuiciamiento criminal.
También han aumentado los ciberataques, con atacantes cada vez más sofisticados técnicamente y una creciente interconectividad, que amplía su posible rango de actuación. En el ámbito del espionaje, la digitalización de las organizaciones ofrece a los Servicios de Inteligencia hostiles la posibilidad de emplear nuevos procedimientos de obtención de información de forma muy eficiente y segura.

El plano económico también se ha convertido en terreno de competición geopolítica, con algunos aspectos económicos considerados, cada vez más, como cuestiones clave para la Seguridad Nacional. En particular, se están redoblando esfuerzos por hacer que las cadenas de valor sean más resilientes y seguras y por proteger el acceso a materias y tecnologías críticas. A nivel comunitario, diversas medidas a lo largo del año han buscado fomentar la seguridad económica y la autonomía estratégica. Esta última ha sido precisamente una de las prioridades de la presidencia española del Consejo de la Unión Europea durante el segundo semestre de 2023.
Estas dinámicas están muy ligadas a la transición energética, que ha cobrado todavía más urgencia a consecuencia del aumento de la temperatura media global. El año 2023 ha sido el más cálido jamás registrado y ha estado marcado por fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones y grandes incendios.
En 2023, los datos de flujos migratorios irregulares de entrada registraron un aumento del 95 % respecto al año anterior, con un incremento especialmente notable de llegadas desde el Sahel. En concreto, octubre fue el mes con mayor número de llegadas irregulares por vía marítima a España, con un incremento de más de 400% en el número de llegadas de subsaharianos respecto al mes anterior. Esto ha supuesto un reto para la gestión migratoria.
El contexto descrito ha marcado la actividad desarrollada en el marco del Sistema de Seguridad Nacional. Las tres prioridades establecidas en la Estrategia de Seguridad Nacional 2021, han servido como referencia para definir la agenda del Consejo de Seguridad Nacional. En concreto, el desarrollo del modelo de gestión de crisis; la implementación de la dimensión de seguridad de las capacidades tecnológicas y sectores estratégicos; y el avance en la capacidad para hacer frente a estrategias híbridas, son tres objetivos en los que se ha avanzado en el transcurso del año, particularmente en los órganos de apoyo al Consejo de Seguridad Nacional.

Views: 1

LinkedIn
Twitter
Facebook
WhatsApp
Email

advisor pick´S post

More Latest Published Posts